Microemprendedores en la economía colaborativa

Juan Palomo 2.0 “Nosotr@s los guisamos, nosotr@s lo comemos”. Con este sugestivo título, Héctor Arce, fundador de la empresa http://arcossdc.com/, ofreció un taller práctico y dinámico para conocer la economía colaborativa y todas las opciones que esta forma de ver y entender los cambios actuales conlleva. Aunque no seamos muy conscientes de ello, cada vez son más las personas que la practican y las plataformas que lo permiten.

El objetivo principal de este penúltimo taller #JuevesForSM era obtener una visión general de los nuevos modelos de negocios personales que se están creando en el marco de la economía colaborativa y cómo Internet lo fomenta.BpYQmwGIgAALdgZ.jpg large

Del planteamiento: Yo, con mis habilidades y mis conocimiento, ¿qué puedo hacer?; o yo, con mi talento, mi afición… y además sin recursos, ¿qué puedo ofrecer?… nace la idea de la economía colaborativa, de la “talentividad”: hacer de tu talento una forma de negocio.

Tres pilares de la economía colaborativa

A través de situaciones o iniciativas sencillas se comprueba su dinámica. ¿Por qué en círculos pequeños prestamos cosas sin dudas ni incertidumbre? Por la CONFIANZA. ¿Por qué tiene éxito la plataforma Blablacar o similares? Por los comentarios, opiniones y recomendaciones que consiguen que una persona tenga una REPUTACIÓN. Y a esto se suma la EFICIENCIA.  He aquí las tres ideas clave cuando hablamos de economía colaborativa: confianza, reputación y eficiencia. Tres conceptos que sustentan la economía colaborativa.

Se habla de reputación como la nueva moneda de cambio. Y, además, los intermediarios pierden poder y se produce un cambio de entornos en los diferentes procesos: en la producción, en el consumo, en el conocimiento, en la financiación, etc. Algunos ejemplos de ello son los crowdfunding, los MOOC, el trueque o el bitcoin.Manifiesto Economía colaborativa

Otra idea que evoluciona es la de las personas como nodos con diferentes roles. Las nuevas plataformas ofrecen a las personas convertirse en varios perfiles al mismo tiempo, pudiendo gestionar todo el proceso de principio a fin. Una persona puede ser pensador, creador, gestor, intermediario, comprador/vendedor, etc.

OuiShare, ejemplo de plataforma colaborativa

Ouishare, presentada por Jorge Dacosta, es una red “de igual a igual de gente que se dedica a conectar y soportar esa economía colaborativa a nivel local y global”. Sus integrantes (con perfiles muy variados: médicos, diseñadores, abogados, gente que cultiva su huerto…) ponen en marcha proyectos colaborando entre ellos. Ni comercializan, ni venden. Y su objetivo es descentralizar los centros de decisión como se conocen hasta ahora.

Texto: Sara Ancín

Vídeo: Edorta Salvador