Emprender y colaborar, emprender y colaborar…

Cómo afrontar el reto de emprender y Colaborar, ¿sabes cómo?. Estas dos frases dieron comienzo al primer taller formativo ForSM, a cargo de Myriam Larumbe, coach, consultora y socia fundadora de Initia.

Dos frases que con solo pronunciarlas te hacen pensar e intentar responderlas. Digo intentar porque son cuestiones complicadas. En la situación actual, donde las oportunidades laborales son mínimas, emprender es un nuevo y difícil reto que puede, o no, funcionar. Es un camino  lleno de dudas y trabas, que muchas veces empiezan por nosotros mismos. ¿Qué puedo hacer?, ¿Seré capaz?, ¿Funcionará?… y para que funcione, en primer lugar, es por aquí, por la base, por donde tenemos que empezar a cambiar.

A través de tres ejercicios descubrimos los primeros pasos para llevar a cabo este cambio. Hay que empezar por sus resultados:

  1. TODOS tenemos cosas buenas, y más de las que creemos. Sólo hay que buscarlas y sacarlas a la luz. Es decir, actitud positiva.
  2. Las cosas/situaciones no son blancas o negras, o planas. Existen un montón de colores, gamas, formas, puntos de vista, acciones-reacciones. Hay que abrir la mente.
  3. Toda opinión es válida, y luego, ya, para esa situación, se razona si es acertada o no. No es malo pedir ayuda, ni darla. Hablar, preguntar, escuchar.

Tres pequeños actos, tres pequeños cambios de actitud que pueden hacer ver las cosas un poco mejor; que pueden conseguir que creamos en nosotros mismos y que nuestros objetivos son posibles. Creer, creer, creer…

 

Insatisfacción vs. Satisfacción

La teoría de los dos factores de Herzberg explica el comportamiento de las personas en situaciones de trabajo. Plantea dos ideas que lo orientan.

Por un lado, están los factores higiénicos o extrínsecos. Es el ambiente que rodea a la persona y como desempeñar su trabajo. Están fuera de su control. Son, por ejemplo, el salario, los beneficios sociales o las condiciones físicas y ambientales de trabajo. Si estos factores faltan o son inadecuados, causan insatisfacción, pero su presencia tiene muy poco efecto en la satisfacción a largo plazo.

Por otro lado, se encuentran los factores motivacionales o intrínsecos. Bajo el control de la persona, se relacionan con lo que hace y desempeña. Están  relacionados con el crecimiento individual, el reconocimiento profesional y las necesidades de autorrealización. Estos factores ayudan a aumentar la satisfacción del individuo pero tienen poco efecto sobre la insatisfacción.

¿Dónde estamos ahora?, ¿Dónde está el equilibrio?, ¿Qué queremos conseguir?… Parece un poco complicado y lioso, ¿no? pero de nosotros depende.

Texto: Sara Ancín

Vídeo: Edorta Salvador